No traigo un Yo de repuesto ni Recetas Salvavidas /Solo un Crónico lanzarme al Vacío

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tiempo de cosechas

Hoy mi hija Anita se inscribió en la facultad.
Para ser más precisos, en la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Cordoba, (si, la que tiene cuatrocientos años!) para cursar la carrera de Traductorado de Inglés.
Aunque me hubiera encantado acompañarla y estar con ella en ese momento, una distancia de casi cien kilómetros y el precio de los pasajes, justificaron aprovechar la oportunidad de una invitación de los papas de su novio, que justo tenían que ir a hacer trámites y se ofrecieron a llevarla.
Para ella, el ritmo de este año fue agotador;  yendo a las siete de la mañana al colegio, almorzando apurada la comida del tupper en lo la abuela y de ahí a su trabajo de niñera hasta las seis, para volver a casa a hacer las tareas del cole. Y sin embargo cuando me llamó, saliendo de la facu, para contarme lo increíble que son la biblioteca y la sala de noleentendíporquesefuelaseñal, su entusiasmo era tal que ya quería empezar a leer los libros del cursillo (que empieza en febrero) y completar el material de estudio.
Esta chiquita que ahora es grande.
Así, de golpe.
La misma que cuando en las vacaciones de julio mi tía la llevó al shopping para hacerle su regalo de cumple dieciocho, después de recorrer todos pero todos los negocios de ropa, terminó eligiendo los dos tomos de los cuentos completos de Cortazar.
La que se gasta parte de su sueldo en más libros y la que ordena su biblioteca por autor, por idioma y por nacionalidad del autor.
La que se pagó, trabajando, casi todo el viaje de au pair para el 2016 a USA.
La que me llenó un baul entero con los cuentos que escribía a los cinco años, con portada y contratapa.
La que no fue abanderada en primario solo porque la estábamos cambiando de colegio, y en secundario fue considerada para escolta pero unas viejas amonestaciones por rayar la carpeta de un compañero no aportaron. Y ahora que lo pienso, la anécdota se vuelve tanto más interesante y divertida que si hubiera llevado la bandera.
La que no tiene ni la menor idea de como hervirse unos fideos ni mucho menos picar una cebolla.
La que me crispa los nervios dejando los zapatos y las medias en cualquier lugar de la casa que no sea su cuarto.
La que fue a servir a la beatificación del Cura Brochero.
La que por segundo año consecutivo, está por hacer tarjetas de fin de año para llevar al Hogar de Ancianos.
La que despierta con sus gritos a toda la cuadra si se encuentra una araña en el cuarto.
La que pelea a morir con su hermana menor el día entero hasta que te las encontrás juntitas a las dos planeando algo.
En fín. Pretendía hablar de las tres; de Abril terminando su primer año en Simulaciones Virtuales y encantada, finalmente y después de tanta vuelta, con su carrera. De Clara, que a pesar de sus dispersiones y sus pocas ganas, terminó el año llevandose solo un tema de geografía y está muy decepcionada porque, como la orientación del colegio es Ciencias Sociales y Humanidades, el año que viene no va a tener ni física ni química.
De como las tres van floreciendo tan bien, con tanta fuerza, cada una a su manera.
Porque estas son las cosechas que más me importan, que más disfruto y agradezco.
Y durante el tiempo que sea necesario, es la tierra que más voy a seguir abonando con todos los nutrientes que haga falta.



Pin It

47 comentarios:

  1. Vaya que ha sido fértil esa tierra que has abonado con tanto amor. Por lo que contás además de sus logros académicos se nota que estás ayudando a formar grandes personas
    un beso enorme y a seguir cosechando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flor!! Ellas son increíbles!!! Besos

      Eliminar
  2. Ahhhh que lindo leerte, me has emocionado tanto como tú con tus valoradas hijas, que lindo que hables así de ellas, es tu tierra fértil de donde salieron así, las felicito a las cuatro!!!!!! Que tengan una Santa Navidad junto al Pesebre y que el Niñito Jesús las bendiga!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresita, feliz navidad para vos también!!

      Eliminar
  3. Cómo me emocionan tus palabras hoy más que nunca. Un placer leerte. Beso grande :)

    ResponderEliminar
  4. Ahhhh!!! me emocione hasta las lagrimas!!!! Es tan hermoso ver crecer a nuestros hijos, nunca se termina nuestra tarea pero es una constante recoleccion de frutos! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, nunca se termina y siempre da frutos, besos!!

      Eliminar
  5. lucia que emocionante lo que contas .te felicito por la crianza que diste a tus hijas ,realmente la mejor cosecha .besos

    ResponderEliminar
  6. Que alegría Lucía! Que disfruten todos los logros compartidos! un beso

    ResponderEliminar
  7. "Porque estas son las cosechas que más me importan, que más disfruto y agradezco.
    Y durante el tiempo que sea necesario, es la tierra que más voy a seguir abonando con todos los nutrientes que haga falta." Gracias por regalarnos estas verdades tan simples y tan grandes...Qué hermosa cosecha!! Me trajiste recuerdos de mi infancia de mi abu Catalina...me hacés acordar tanto a ella...mi abuela entrerriana y del signo de Cáncer..Abrazo de luz!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que linda abuela, que bueno que te nutran sus recuerdos!!! Te mando un beso!!!!!!

      Eliminar
  8. Amen!

    Ojala pueda lograr como mama un cuarto de lo que has logrado!!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ayyy que lindo !!!! lloro que te lloro ♥ que hermosas cosechas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda!!! jajaja! Yo lloro cuando te leo!!! Besos!!

      Eliminar
  10. Siembra amor y cosecharas amor, siembra talento y cosecharas talento, jaja que lindo post, me conmovió. te mando un abrazo de mil colores . Feliz renacimiento de tu niña interior , significado de la navidad.

    ResponderEliminar
  11. Qué linda esa mirada de mamá y tan orgullosa la mirada hacia sus hijas. Me enterneciste, Lu.
    Me gustaría poder tener esa mirada de la mia o que por lo menos lo pudiera escribir como vos!
    Besos
    Nat.

    ResponderEliminar
  12. Me hiciste llorar Lu . Hermosa entrada. Pepi

    ResponderEliminar
  13. Que lindas hijas!y que bueno puedas disfrutar de todas las cosas de la viida.

    ResponderEliminar
  14. Leyendo esto pienso que lo de "cosecharás tu siembra" es más una promesa que una sentencia. También pienso que la foto de los damascos, tan ricos y tan efímeros, funciona bien como metáfora.
    ¿Vos llorás cuando escribís? Porque yo a veces te leo, y lloro...pero bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ehhhh....ajajja...no sé si en el preciso momento de escribir pero siemrpe lloro mucho, sobre todo cuando leo a algunas de por acá...Besos!!!!

      Eliminar
  15. Me emociona TANTO tu relato, gracias por compartir parte de tu cosecha ;)

    ResponderEliminar
  16. que lindas tus hijas! me dan tantas ganas de conocerlas! aca tenemos una clarita tambien. viste que vienen como con rayito de sol incluido? adorables los hijos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajj si, traen rayito de sol iluminador!!!! Besos!!!

      Eliminar
  17. Que hermoso post! Con solo decirte que mi mamá que estaba acá atrás mio hasta hace 5 segundos se fue a secar las lágrimas al baño. Cosas de madre! Suerte en esta nueva etapa de madre de universitario que mi mamá también dice que es una cagada aunque ya me haya ido de mi casa hace 6 años. Besos!

    http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaaj bueno, gracias y besos a las dos!!!!!!

      Eliminar
  18. Qué lindo post Lu! Me hiciste llorar de emoción. Qué disfrutes mucho de tus mejores frutos! Siempre pienso en eso, mi huerta es un desastre pero ellos son mi gran cultivo. Te mando un beso enorme, espero que pases una muy feliz Navidad y un gran 2015.
    Sin conocerte, te quiero
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaajaj son la mejor huerta de todas!!!! Besos grandes Marinaaaa!!!!!!!

      Eliminar
  19. Lulú se me caen los mocos! No hay mucho para agregar, la dedicación y el amor, el trabajo, el esfuerzo, la energía, la cabeza, todo lo que los padres ponen en los hijos esperando ya nada (digo ya porque hablo sobre todo de las últimas generaciones, que se hartaron del deber, como ustedes, como mis padres), solo dando, dando todo, porque no hay deuda, hay puras ganas de dar y dar, tantas ganas y tanta necesidad de darle a esos hijos todo lo que se pueda y todo lo que haga bien. Es increíble y me llena de orgullo (humano) ver padres así. Me alegra muchísimo que tus hijas sean para vos frutos preciosos y dulces, que las quieras y las valores como son, con lo que son, con lo que dan y los dones que tienen. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy gracias, que lindo todo lo que escribis!!!! te mando un beso grande!!!!

      Eliminar
  20. recuerdo el primer dia que pase por tu blog, me dije "que linda vida", y ahora una vez mas, lo confirmo. Que hermosa vida Lu, que linda cosecha con estas hijas maravillosas.
    Que lindo todo, te felicito.
    Aun no siendo mamá, hay algo adentro que estalla de felicidad al leer esto.

    un besazo

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails